Inauguran una muestra de humor negro, primera actividad del Festival

Internacional de las Artes

 

Este viernes  5 de agosto, a las 19.30 hs., en el Espacio CEC del Portal Rosario Shopping  (Nansen 255) se inaugura la muestra de humor negro Boggie, Cateura & Asoc., en el marco del  Festival Internacional de las Artes de Rosario.

Bajo la idea de Juan Sasturain, la muestra reúne a grandes exponentes del humor negro. Boggie, Cateura & Asoc., se compone de 50 obras entre las que se encuentran: Boggie el Aceitoso, de Roberto Fontanarrosa; Familia Cateura, de Landrú; Drácula, de Angel Aboy; y dibujos de Miguel Gila y Sergio Langer.

Con la curaduría de Marina Naranjo, la muestra forma parte del cronograma de actividades del Festival Internacional de las Artes Rosario (FILA 2011).

 Boogie, Cateura & Asoc. | El Humor Negro de  Landrú, Fontanarrosa, Aboy, Langer y Gila

El humano es el único de los seres vivos que sabe, que es consciente de que se va a morir. Y es el único que se ríe. Y tal vez, por eso. Seguro que por eso.  Se me dirá que también es el único que llora. Pero la risa y el llanto no son, en principio, sino aspectos de lo mismo: la posibilidad de manifestar sentimientos ante lo que nos toca, experimentar y saber nombrar el placer y el dolor en todas sus variantes.

Una cosa es poseer la aptitud (poder reír), otra cosa es usarla (reírse) y una tercera provocarla (hacer reír). Al hablar de hacer reír me refiero a que todos hemos sido, alguna vez, los primeros humoristas de nuestros hijos, les hemos inventado a fuerza de morisquetas razones para reír, para neutralizar el dolor del mundo impresentable al que los hemos traído. Es el gesto más humano, más piadoso y de auténtica compasión del que podemos ser capaces: sentir con el otro, identificarse y hacerlo que se identifique. El llamado humor negro, trabaja en el límite, en campo enemigo, en territorio de La Muerte & Asociados, toquecito en el culo de la Huesuda, primer y último recurso de apelación a la sabia sonrisa ante la brutalidad, la estupidez, la necedad, la vileza o -simplemente- la pura desgracia. La Sociedad de los Humoristas Negros -de la cual tenemos acá una selecta delegación-, se hace cargo sin aparato ni solemnidad, con piadosa imaginación e inteligencia, de levantar la pesada factura del dolor y la desgracia humana. Solemnes y amargados, abstenerse.     Juan Sasturain ,  julio de 2011

 

 

FIlA ROSARIO 2011 reunirá a escritores, actores, artistas plásticos, fotógrafos, cineastas, músicos, dibujantes y poetas, reunidos en clave de humor frente al Río Paraná. Desde el 25 al 28 de agosto participarán una gran cantidad de artistas, como: Daniel Rabinovich, Leo Masliah, Federico Luppi, Mercedes Morán, Gabriela Acher, Mónica Antonópulos, Lito Vitale, Juan Carlos Baglietto, María Carámbula, Rodrigo Grande, Rudy Chernikof, Atilio Stampone, Grupo de musica y humor Ciertas Petunias.
Los escritores: Laura Esquivel, Juan Sasturain, Juan Villoro, Daniel Samper Pizano, Efraín Medina Reyez, Heriberto Fiorillo, Santiago Gamboa, Felipe Pigna, Reynaldo Sietecase y Marcelo Birmajer.
Dibujantes, artistas plásticos y fotógrafos: Yuyo Noé, Miguel Rep, Adolfo Nigro, Sara Facio, Sergio Langer, y Eduardo Risso.
Participarán también importantes moderadores como Daniel Divinsky, Rodrigo Grande, Chiqui  González , entre otros.

La muestra podrá visitarse de hasta el 26 de septiembre de 14 a 21 hs.,  en el Espacio CEC – Portal Rosario Shopping. Programa completo e invitados del Festival Internacional de las Artes: www.filarosario.com.ar

MAS INFO:

 El humor deFontanarrosa tiene -como él mismo- un costado, un perfil y -en realidad- un todo negro. Desde los primeros chistes en Boom de Rosario, desde las iniciales historietas paródicas que hacía en las horas libres del secundario para sus compañeros, hasta el Boogie, obra maestra absoluta del género en términos universales, nunca dejó de traficar con tinta sangre. Y es el mejor, por sutileza e inteligencia.

Ángel Aboy hacía buen humor costumbrista y / o porteño en los sesenta hasta que, una noche, se sacó la estaca, se levantó del féretro y empezó a hacer silenciosas atrocidades con traje negro, uñas largas, orejas en punta y colmillos filosos en medio de una sonrisa sorda, espeluznante. Desde entonces, en Tía Vicenta o donde fuera a morder cada semana, fue Drácula, el propietario del rótulo Humor Negro en la gráfica argentina. Un prócer.

El talentoso, temible Sergio Langer dibuja con trazo grueso. La definición, contra los cultores de la línea blanca o pura, sería una línea sucia o -acaso mejor, si cabe- “contaminada”. Porque su humor no es negro en esencia, sino que se ennegrece hasta la sordidez como resultado de su abordaje crudo de temas políticos y sociales. Un grotesco tenebroso, espléndidamente feísta, que no se detiene ante (casi) nada.

Juan Carlos Colombres es uno de los grandes del humor que ha producido este país. Con el trazo en apariencia ingenuo y primitivo, más un seudónimo original y provocador, Landrú -famoso asesino de mujeres, viudo serial francés- inauguró desde los años cuarenta dos vertientes contiguas y originales: el humor negro y el absurdo. Con su gloriosa Tía Vicenta resucitó, además, el humor político y de sátira social. Nadie ha llegado tan lejos, con esos ingredientes, como Landrú y su atroz Familia Cateura.

Miguel Gila -o Gila, a secas- fue un extraordinario humorista español todo terreno que, entre otras cosas, durante la dictadura de Franco, vivió largamente en la Argentina. Trabajó en radio, hizo muchas películas e inventó gloriosos sketches televisivos a base de monólogos absurdos y memorables conversaciones telefónicas. Su negrísimo humor gráfico “a lo bestia” es parte de una tradición que viene de Goya y llega hasta La Codorniz, Hermano Lobo y otras revistas de las que fue colaborador. Un genio.