“Ante el duelo que atraviesa Rosario, lo que podemos hacer es acompañarnos”

El psicoanalista José Abadi dijo que es tiempo de estar unos con los otros, pasar por la etapa de sufrimiento para que llegue la parte creativa. Además distinguió el amor del enamoramiento.

Rosario está atravesando un duelo, por la tragedia de la calle salta. (Foto: C. Mutti)

José Abadi y Juan Carlos Picasso se presentarán juntos el jueves 19 de septiembre en el teatro La Comedia para una charla debate sobre “el sentido de la vida” y “la conquista de uno mismo”.
Abadi, médico psiquiatra y psicoanalista, en diálogo con el programa “Todos en La Ocho” habló de la diferencia entre amor y enamoramiento, los vínculos en la era de la nueva tecnología, y el duelo que atraviesa la ciudad de Rosario luego de la tragedia que se cobró 21 víctimas fatales por la explosión en Salta 2141.
“Rosario está atravesando un duelo, que no se termina en un día o en una semana, que es por una desgracia ocurrida, donde estamos todos comprometidos. Una posibilidad de ir saliendo de ese duelo, de ese dolor, de esa pérdida, es poder acompañarnos”, dijo el psicoanalista.
“Esto significa estar con el otro, saber que existimos, que lo que a vos te duele yo lo siento, que tenemos la chance de construir juntos porque somos personas que se enlazan una con la otra. Y que entonces podemos soportar sin negar a la adversidad, pasar del dolor al sufrimiento y de ahí a la creatividad”, afirmó Abadi.
En ese sentido, contrapuso esto a los vínculos en las redes sociales que sólo quedan en ese plano. “El acompañamiento real, es todo lo contrario de lo que sería el aislamiento como posibilidad de una felicidad, de una integración, del sentido de la vida”.
“Estamos en un mundo de la nueva tecnología que ha creado muchas variables de relaciones virtuales que son otro lenguaje, otra manera de acercarse el uno al otro, a las cosas. Ahí aparece la posibilidad de convertirlo en un elemento enriquecedor, o el costado sintomático que es una distancia, un aislamiento, una entronización del yo, una precariedad que en vez de lanzarnos a un vínculo, nos priva de un abrazo”, advirtió.
El amor, siempre el amor. Abadi también se refirió a la relación amorosa que atraviesa al ser humano y diferenció la etapa de enamoramiento, del estado de amor de pareja.
“El enamoramiento es como un primer tiempo dentro de un vínculo que luego puede convertirse en amor o no, tiene que ver con esa llama inicial, con el atractivo, con aquello que ingresa por los ojos, es un momento de extremos, de absolutos. Ella es todo, vos sos todo. Si llega cinco minutos tarde, parece que fueron cinco años. Es un tiempo hermoso, pero tiene un carga, una intensidad y una cualidad transitoria que tiene que ver con algo mágico, cuando los defectos son virtudes”, describió.
Y aclaró que “el enamoramiento puede transformarse en amor cuando incorporás el resto, cuando empieza lo simbólico, cuando se empieza a construir un mundo juntos dentro del mundo, cuando además de vos y yo intervienen otras aristas que tienen que ver conmigo y con vos, cuando institucionalizamos el vínculo. Ya no estamos más en la era de los dioses sino en el tiempo de la república, hay otros, hay más y empieza a existir el conflicto, la diferencia”.
Al detallar la frustración a la que arriban algunas parejas, dijo: “Por eso hay gente enamorada que dice me falló, me mintió, creía que era de un modo y no del otro. Lo que en realidad no habían logrado era conocerse y fundar juntos ese tercer personaje que nos trasciende, que es la pareja de amor”.
“Cuando uno va creciendo, una persona que va a travesando la vida con marcas y cicatrices, va pudiendo acercarse a algo de comprensión de uno mismo, del otro, a algo de lo que es la sabiduría de la vida. A saber que existe la adversidad, aprender a metabolizarla, no existe más remedio. Poder diferenciar las miserias reales para convertirlas en experiencia, de las miserias neuróticas que tenemos que tratar de disolver porque no son necesarias ni imprescindibles”, concluyó.

 

 

la nota completa