El primer disco, revisitado

Una vez disponibles las pistas originales, el grupo pudo amoldar su primer registro “Carajo” a una sonoridad que se encuadra a la actualidad del trío. “Mientras más natural sea el sonido más posibilidades hay de llegar a buen puerto”, señalaron.

 

Los diez años transcurridos desde la fundación de Carajo echan por tierra la posibilidad de considerar al grupo como un nuevo exponente del metal argentino. Sí es justo reconocer, en cambio, que el trío que conforman Marcelo “Corvata” Corvalán (bajo y voz), Hernán “Tery” Langer (guitarra) y Andrés Vilanova (batería) aportó a la renovación del rock extremo nacional ya desde sus primeros pasos, con una propuesta que desde entonces combina destreza técnica, potencia y una mirada crítica sobre el entorno.

 

Como un modo de ratificar la consecuencia demostrada a lo largo de este tiempo, y a modo de celebración, los Carajo decidieron reeditar el disco homónimo con el que, en 2002, iniciaban un camino discográfico que ya lleva cuatro placas, y que pronto se extenderá con una nueva publicación. Precisamente, en un alto de ese proceso de grabación, el cantante y bajista explicó las razones que derivaron en este relanzamiento de Carajo: “La reedición del primer disco se fue dando por distintos factores. Primero porque estaba descatalogado, y dada esta situación nuestro productor Ale Vázquez se quiso sacar las ganas de que sonara mejor y se puso al hombro esta empresa de remezclarlo y remasterizarlo. Entonces recurrimos a las pistas, que hubo que rescatar de un disco rígido de 49 gigas que no podíamos abrir, pero al final rescatamos el material”.

Una vez disponibles las pistas originales, Vázquez pudo amoldar aquel registro a una sonoridad que se encuadrara en la actualidad del trío. “Fue como que el oído nuestro cambió, y también está presente todo lo que aprendimos en este tiempo –explicó Corvalán–. Nos dimos cuenta que quizás nuestro pequeño error fue sobrecargar las cosas, poner demasiadas capas de sonido, creyendo que eso iba a lograr mayor potencia. Después de muchos años, ahora estamos grabando el quinto disco y nos dimos cuenta que menos es más. Mientras más natural sea el sonido más posibilidades hay de llegar a buen puerto. Creo que con esta remezcla se le hizo un poco justicia al disco. Y también a lo que éramos nosotros en ese momento, no se puede evitar que se vea esa inocencia”.

Con su determinación Carajo pudo comprobar además la vigencia de aquellas canciones potentes y contestatarias. Así lo apuntó el cantante: “Nos sorprendimos de lo actual que sigue siendo. Quizás ahora se entiende mejor. Antes quizás parecía el cliché de la banda hardcore o metalera de quejarse de la sociedad, pero sabíamos bien a qué nos referíamos y qué aspectos mostrábamos de lo que sufríamos como pueblo”.

Este sábado, en Willie Dixon, el trío demostrará esa vigencia cuando recorra íntegramente su primer disco, revisitándolo desde su actual concepto sonoro. En una segunda mitad, el concierto hará un repaso cronológico por muchas de las obras incluidas en la discografía del grupo.

  la nota completa