Hernán “Terry” Langer dio detalles de “Frente a frente”, lo nuevo de Carajo. El disco sonará este sábado a las 22 en Willie Dixon.

13 dic, 2013

Por Daniela Barreiro

Poniendo cara a cara dos mundos que, si bien forman parte de una esencia que se consolida disco a disco, se distinguen y conviven, Carajo editó Frente a frente, un material doble cuyas dieciséis composiciones sonarán por primera vez en la ciudad mañana, a partir de las 22, en Willie Dixon (Suipacha y Güemes).
Es innegable que la agrupación que integran Andrés Vilanova (batería), Hernán “Terry” Langer (guitarra) y Marcelo “Corvata” Corvalán (voz y bajo) supo afianzar a lo largo de sus 11 años de carrera un estilo que los identifica. Fue disco tras disco, presentación tras presentación que esas bases sembradas en Carajo (aquel primer material) fueron tomando forma, creciendo y llegando a su (hasta ahora) punto máximo en Frente a frente.
Este último disco surge producto de un devenir que comenzó a materializarse en El mar de las almas, un disco en el que puede escucharse la evolución del trío, la incorporación de nuevos climas y la maduración lírica en convivencia con aquella energía y frescura de los primeros años. En esta oportunidad esas dos facetas “carajeras” se ponen “frente a frente” dialogando en un disco doble y enmarcado en una pieza de arte, un booklet que vale la pena recorrer.
“En este disco buscamos retomar cierta música o canciones que habían quedado de otros discos. Sentimos que había música que estaba ahí y que complementaba todo lo que tenía que ver con las nuevas composiciones”, contó Langer a El Ciudadano respecto de uno de los dos CDs que componen Frente a frente.
“La primera parte de este material, el disco 1, tiene más que ver con la etapa más moderna de composición. Ya en El mar de las almas algo venía por ese lado, ahora se ve plasmado en canciones como «La venganza de los perdedores», un poco como una continuidad de «Luna herida» (El mar de las almas), o la nueva «Trágico mundo caído», que podría seguir la línea de «Ácido» pero con estructuras un poco más elaboradas, construidas desde otro lugar. Por otro lado, mucha de la música que forma parte del segundo disco tiene que ver con ideas y cosas que estaban dando vueltas hace mucho tiempo. Temas que no sólo habían quedado afuera de El mar de las almas sino también de Inmundo como «Promesas» (tema que cierra el nuevo disco). Habíamos elegido estas 16 canciones para después seleccionar entre ellas las que iban a quedar en un disco único pero después, en medio del proceso de grabación, fuimos naturalmente tomando la decisión de hacer un disco doble”.

Independencia y posibilidad

 

la nota completa