CULTURA / ESPECTACULOS › CRISTIAN ALDANA, LIDER DE EL OTRO YO Y PRESIDENTE DE LA UMI

“Estoy convencido de que la autogestión triunfó”

Hace poco más de 15 años, con la aparición de Abrecaminos, El otro yo comenzaba a ganar un reconocimiento que trascendía a la escena de aquello que se dio en llamar “nuevo rock argentino”. Sin perder su característica visceralidad punk-rocker, el grupo que todavía lideran los hermanos Cristian y María Fernanda Aldana empezaba a ganar mayor presencia mediática de la mano de un disco que, también, los llevó a girar por Estados Unidos, México y Latinoamérica. “Fue un disco que nos dio mucho, con el que llenamos por primera vez Obras”, reconoce a la distancia el cantante y guitarrista, que esta noche volverá a ponerse al frente de su proyecto cuando, desde las 22, recorran Abrecaminos en el Teatro Vorterix Rosario (Salta y Caferatta).

Para El otro yo, el reencuentro con Abrecaminos estuvo enmarcado en un ciclo de funciones con el que celebraron los 25 años del grupo, y que incluyó repasos por Traka traka y Colmena. “Festejar la salida de los discos que fuimos haciendo es una forma de mirarnos a nosotros mismos –indicó Cristian Aldana–. De alguna manera es como un proceso de reinventarnos. Cuando uno empieza a mirar lo que fue haciendo, eso te obliga a volver a ensayar canciones que hacía mucho tiempo que no tocábamos. De alguna manera es una forma de reinventarte al momento de hacer algo nuevo”.

Después de un 2013 que lo encontró como integrante de la lista del Frente para la Victoria a diputados por la Ciudad de Buenos Aires (lista que encabezó Juan Cabandié), y de ese 2014 celebratorio, Aldana continuó alternando su labor musical en EOY con su desempeño como presidente de la Unión de Músicos Independientes de Argentina. Otro modo, al fin y al cabo, de ejercer la política. Aunque el cantante tiene en claro los límites: “Lo que tiene de importante la UMI es que cuando nos juntamos fue por amor a la música, y todavía sigue siendo así. Ese es el secreto para que siga creciendo. Nunca nos sentamos a hablar desde un lugar partidario, en la UMI conviven todos. Y hay grupos de folclore, de rock, de tango, de electrónica. Creo que eso justamente es una de las cosas más importantes que se logró, la variedad de artistas, y la posibilidad de encontrarse con gente que no está alineada con fuerzas partidarias, sino que está en la UMI por amor a la música”.

 

 

la nota completa