“No hubiésemos vuelto sin nada que decir´

 

Trascender, provocar, innovar, molestar, actuar, hablar. Tocar, cantar y salir a la calle. A principios de los ´90 surgió una banda que canalizó este listado de verbos. Y aconteció de manera inabarcable. Es lo que se siente hoy en día, después de que el público se masificara y cuente con una comunidad de fanáticos propia. Nos referimos a Los Brujos, banda emblemática en la historia del rock argento, y que después de diecisiete años vuelven a escena con disco nuevo y gira nacional.

Transitaron por los pagos porteños siendo una alternativa en la escena under, donde se la jugaron tocando Hardcore, hip-hop, funk, rap y hasta beat. Rompieron con los cánones establecidos y se la jugaron en cada presentación en vivo con una puesta en escena siempre diferente. También supieron contar con el apoyo artístico de personajes como Gustavo Cerati y Daniel Melero, entre otros. Los “Kiss locales”, se animó a catalogar el guitarrista Gabriel Guerrisi (hoy Etna Rocker) en una charla con RosarioRock.com, en la previa a la presentación de su nuevo material “Pong!”, en el Teatro Vorterix Rosario este sábado 15 de agosto.Maqina Matarife será la banda invitada de la noche.

En la entrevista a Gabriel se lo nota muy contento con todo lo que están pasando con Los Brujos. Se presta al dialogo, reflexiona y no vacila en reflexionar en cada pregunta y respuesta. Sus palabras son certeras, lejos de la duda y honestas. Reconoce que están pasando un gran momento y admitió que “La banda nunca se sintió separada”. Contó que este disco nuevo es su favorito porque “Vino a redondear la obra de Los Brujos” y que sintetiza a la perfección el momento que están atravesando.  Una charla muy agradable, cargada de sorpresas y anécdotas que cualquier melómano puede disfrutar y aprender.

Contános como están viviendo esta vuelta oficial a los escenarios…
Con mucha emoción. Ya el año pasado habíamos tenido fuertes cimbronazos a nivel emotivo con el regreso en el festival Ciudad Emergente (Buenos Aires). Con dos días de anticipación la verdad que se juntó mucha gente y eso que era la primera vez que tocábamos (después de la separación) y fue muy emocionante. Una vez que arrancamos, fue como andar en bicicleta: uno recuerda un montón de tips que tiene que ver con la personalidad del grupo. Hoy por hoy ya nos sentimos muy cómodos por estas fechas que tenemos por delante. Esto nos permite ir con más pretensiones a nivel musical. No notamos el paso del tiempo. Lo vivimos como algo ultra-natural. Lo mismo podemos decir del disco “PONG!”, se escucha naturalmente. No parece que haya quince años de diferencia con respecto al último disco.

Pasaron diecisiete años de la separación. ¿Cómo fue la decisión de volver? En algún momento declaraste (el año pasado) que el rock atravesaba por una situación indignante…
(Risas) Era lo que nos pasaba también allá por el año 88. Por ahí les pasa a muchas bandas de tener un ideal de lo que quiere ver y hace lo que nadie hace. Por ejemplo, en todos estos años nos preguntaron mucho por quiénes serían los sucesores de Los Brujos. Y nos cuesta encontrarla. No está la tendencia que teníamos nosotros de no imitar a nadie o pegarse a “lo de afuera”. Si bien tenemos nuestras influencias nunca estuvimos pegados a eso. Y hoy en día, con tanta tecnología, tanto home-estudio, vemos que hay mucho sonido y todo suena muy igual. Por eso con este disco tratamos de no pegarnos a nada ni nadie, en todos los sentidos.

 

la nota completa