La Beriso asegura que “el barrio se perdió”

Arrasaron en Cosquín ante más de 70 mil personas, llenaron el Luna Park y acaban de lanzar su quinto álbum “Historias”, que presentan en Club Brown (avenida Francia y Brown), hoy a las 22.

Al borde del abismo. “Nos manejamos tan rápido que estamos enloqueciendo”, dijo Rolo con respecto al arte de tapa del disco.

Por Luciana Boglioli / La Capital 

Enérgica y portadora de un mensaje social positivo, La Beriso es una de las bandas de rock con mayor crecimiento en los últimos años. Arrasaron en Cosquín ante más de 70 mil personas, llenaron el Luna Park y acaban de lanzar su quinto álbum “Historias”, que presentan en Club Brown (avenida Francia y Brown), hoy a las 22.

   Rolo (voz y guitarra acústica), Pablo (guitarra y coros), Emiliano (guitarra), Ezequiel (bajo) y Javier (batería), formaron el grupo en la localidad bonaerense de Avellaneda en el 2000. Hoy, quince años después, sus sold out se están expandiendo por todos las zonas donde irrumpen con su rock and roll.

   “Historias”, es un recorrido por 14 canciones intensas de amor, con anécdotas de vida y descripciones de la realidad social. El primer corte de difusión “No me olvides”, que ya superó el millón de vistas en Youtube, es una canción potente con el sello claro de La Beriso, con una letra fuerte y guitarras distorsionadas.

Antes del show, Rolo habló con Escenario sobre el gran momento que vive la banda, los ataques de pánico, la pérdida de los barrios y el contenido social de muchas de sus canciones.

   —¿Cómo va a ser el show en Rosario previo a la presentación oficial del disco en el estadio Malvinas Argentinas?

   —Vamos a hacer un repaso de nuestros cuatro discos anteriores y además, vamos a presentar “Historias”. Va a ser un show largo como los que estamos acostumbrados a hacer, vamos a repasar toda la historia de la banda.

   —”Historias” tiene una tapa fuerte y te muestra a vos con un chaleco de fuerza, y todo el arte del disco hace alusión a un psiquiátrico y un quirófano. ¿Qué quisieron transmitir?

   —Varios en la banda hemos sufrido la enfermedad de moda, el ataque de pánico, que es causado por la locura de la sociedad. Nos manejamos tan rápido que terminamos enloqueciendo. La idea era demostrar que si seguimos así, vamos a terminar todos encerrados en nuestro propio cuerpo. Sufrir ataques de pánico es horrible. A mi me pasó, no se lo deseo a nadie.

     —¿Cuáles son sus inspiraciones a la hora de componer, ver a la sociedad convulsionada los inspiró?

   —Escribo cosas que me pasan a mí y a la gente más allegada. Después esas historias se transmiten en los recitales y el público llora y ríe con nuestras canciones. La idea fue decirle a la gente lo que está pasando.

   —¿Que las canciones tengan un mensaje social es una prioridad para la banda?

   —Sí, totalmente. Trato de que las canciones sean como una película, les doy un principio, una parte más emocionante, y un final positivo y bien arriba. Siempre trato de dar un mensaje bueno, no de reviente ni de drogas. No hay muchas bandas que den el mensaje que damos nosotros.

   —En “Ella”, el segundo tema del disco, dicen “las calles del barrio fueron su cuna”, haciendo alusión a la importancia que tiene el barrio donde uno creció para la historia de una persona. ¿El barrio se perdió en la actualidad?

   —El barrio se perdió porque lo ganaron los delincuentes. Hoy nuestros hijos no pueden andar en bicicleta como lo hacíamos nosotros, no pueden estar en la calle. Hoy tenés que llevar e ir a buscar a los chicos a todos lados. Estamos viviendo como en una especie de campo de concentración. Uno ya es grande y sabe por dónde anda, pero los chicos no y hay que estar atentos.

   —¿Son todos fanáticos del heavy metal y, al mismo tiempo, vos sos fanático y amigo de Calamaro, que posteó una foto tuya en Twitter?

     —A toda la banda le gusta el heavy menos a mí. Calamaro me apasiona desde el primer día que lo conocí en el 88. Nunca lo dejé de escuchar, me parece que es uno de los mejores autores que tenemos en el país. Tuve la suerte de conocerlo en el Cosquín y me sorprendí. Es lo más grosso que hay en lo musical. Me demostró su admiración por mí y no lo podía creer. Me dijo que había escuchado cosas mías y que le gustaba mucho como autor. Entre tema y tema, me agradeció desde el escenario, fue una noche inolvidable.

   —Son la banda que más crecimiento tuvo en estos últimos años, llenaron el Luna Park hace poco, acaban de lanzar su quinto disco, ¿están en su mejor momento?

   —Sí, creo que siempre estuvimos en nuestro mejor momento. Lo que pasa es que ahora se nota más porque estamos más masivos, apareciendo en otros lados, entonces la gente se pregunta: “¿Y esta banda dónde estaba?” Pero la realidad es que hace 15 años que venimos tocando. Nos fueron descubriendo muy de a poco.