La legendaria banda española Barón Rojo se presentará por primera vez en Rosario esta noche, a las 22, en Willie Dixon, Suipacha y Güemes. Los padres del heavy metal en castellano, que inspiraron a muchos grupos, mostrarán el material de su último disco, “Tommy Barón”, una singular adaptación de la famosa ópera rock de los Who. También repasarán clásicos de su repertorio como “Hijos de Caín” o “Los rockeros se van al infierno”.

Barón Rojo se formó en 1980, cuando los hermanos Armando y Carlos de Castro (guitarras), antes miembros del grupo Coz, se unieron al bajista y cantante José Luis Campuzano, también conocido como “Sherpa”, y Hermes Calabria (batería). La banda debe su nombre al aviador alemán Manfred von Richthofen, conocido como Barón Rojo durante la Primera Guerra Mundial. En 1981 lanzaron su primer disco, “Larga vida al rock and roll”, que contenía el tema “Con las botas sucias”, una alusión directa a la compañía discográfica CBS. A ese trabajo emblemático le siguieron otros clásicos como “Volumen brutal” (1982), “Metalmorfosis” (1983), “En un lugar de la marcha” (1985) y “Tierra de nadie” (1987). La formación actual del grupo incluye a los inoxidables hermanos De Castro y también a Gorka Alegre (bajo) y Rafa Díaz (batería).

El año pasado Barón Rojo editó su última aventura discográfica, una adaptación de la ópera de los Who “Tommy”. “Cuando empezamos a adaptar los temas de la ópera a nuestro sonido pensamos que iba a ser mas fácil, pero luego nos dimos cuenta de que no era tan sencillo”, admitió Armando de Castro. “Al final creo que logramos encontrar una fórmula para reciclar esas canciones y adaptarlas a nuestro sonido, no sólo en cuanto a lo musical sino también en lo referente a las letras”, explicó. “La obra en sí es muy extensa. Hay temas cortos pero en total son 24 tracks. Nos llevó el mismo tiempo que hacer un disco con temas originales”, aseguró el guitarrista.

El grupo también tuvo que pedir permiso para reproducir las letras, y el trámite no fue nada simple. Así lo narró De Castro: “Los productores originales estuvieron de acuerdo con el proyecto. Les mandamos nuestras letras en español y en principio nos dijeron que estaba todo OK. Sin embargo, después nos pidieron que esas mismas letras se las tradujéramos al inglés, para saber exactamente cómo estaban hechas. Nosotros fuimos muy correctos durante el proceso de adaptación, y finalmente nos dieron la autorización”, relató.

El guitarrista adelantó que en el show en el Dixon tocarán cuatro o cinco temas de su último disco y después encararán un repertorio clásico. “Nunca fuimos a Rosario. Fuera de Buenos Aires tocamos una vez en el festival de Cosquín. Esperamos volver pronto, porque siempre es emocionante conocer nuevas ciudades de la Argentina”, remató.