Sábado, 03 de noviembre de 201201:00 | Escenario

El grupo Carajo se presenta esta noche en Willie Dixon

Hace diez años, en plena crisis económica del país, Carajo irrumpió con un álbum debut que expresaba muy bien la rabia y la frustración de aquellos días. El power trío que integran Marcelo “Corvata” Corvalán (bajo y voz), Andrés “Andy” Vilanova…

 Por Carolina Taffoni / La Capital

Hace diez años, en plena crisis económica del país, Carajo irrumpió con un álbum debut que expresaba muy bien la rabia y la frustración de aquellos días. El power trío que integran Marcelo “Corvata” Corvalán (bajo y voz), Andrés “Andy” Vilanova (batería) y Hernán “Tery” Langer (guitarra) ahora festeja una década de carrera con el mismo espíritu de entonces pero con la ventaja de la experiencia y las ideas más claras. “El rock es una gran herramienta para difundir un mensaje positivo. Cada vez estoy más convencido de eso”, aseguró Corvata en diálogo con Escenario. La banda, que ya es un referente del metal alternativo, mostrará su presente esta noche, a las 22, sobre el escenario de Willie Dixon, Suipacha y Güemes.

Carajo pasó los últimos dos años presentado su último disco, “El mar de las almas”, que superó las expectativas del trío en cuanto a ventas y asistencia de público. “Una banda como la nuestra vende entre 14.000 y 16.000 CDs por disco, y este álbum alcanzó esa cifra en pocos meses. Ahora estamos cerca del disco de oro, que significa llegar a las 20.000 copias”, contó Marcelo Corvalán.

Con respecto a la piratería, el cantante señaló: “Nosotros no nos quedamos cruzados de brazos. Siempre buscamos una excusa para que la gente se vea tentada a comprar el original, ya sea desde el arte de tapa hasta incluir materiales interactivos. El día que sale el disco también hacemos una presentación exclusiva para fans. Cuando salió «El mar de las almas» hicimos esa presentación y se nos agotaron los 1.500 CDs que teníamos para vender ese día. Se trata de buscar estrategias para que el original llegue a manos de la gente”, explicó.

La presentación en vivo del último disco también resultó un éxito. “Primero agotamos entradas en los cinco shows que dimos en el teatro de Flores. Y después tocamos en el Luna Park, adelante de 7.000 personas”, apuntó Corvata. Como yapa, el primer corte del álbum, “Acido”, fue nominado a los Grammys latinos en la categoría “mejor canción de rock”. “No ganamos, pero nos dimos el gusto de estar en la ceremonia en Las Vegas y después aprovechamos para tocar en Nueva York y en Washington”, agregó el bajista.

El líder de Carajo dijo que la clave para llegar a los diez años de carrera en un medio tan inestable fue “tener mucha fe en el proyecto y en nosotros mismos”. “Yo confío mucho en mis compañeros y en la gente que trabaja con nosotros. Cuando uno ve que hay un equipo afianzado y encaminado se puede proyectar un futuro. Nuestra filosofía como banda fue crecer siempre como equipo de trabajo: tenemos una sala propia, que después se transformó en estudio, y también tenemos una oficina, que es nuestro búnker, y desde allí nos proyectamos. Además invertimos en sonido y luces como para no estar dependiendo de nadie. Todo este trabajo sostenido nos dio continuidad”, enfatizó.

En medio de la crisis. Los comienzos del grupo se dieron en un contexto muy particular, entre 2001 y 2002, mientras las calles del país estaban en llamas. “Eramos un poco inconscientes. Si nos hubiéramos detenido a pensar en eso seguramente nos hubiésemos acobardado”, recordó el cantante. “Pero le dimos para adelante y esa situación de crisis alimentó la inspiración, hizo que salieran canciones como «Sacate la mierda» o «Mal popular». Eso generó una reacción fuerte en el público, que también levantó el rock como bandera”, se explayó.

En ese sentido, Corvata destacó el papel de los músicos como “formadores de opinión”. “En medio del pánico todos piensan en el sálvese quien pueda y en su propia comodidad. Nosotros pensamos en el bien común. El rock es una herramienta muy útil para llevar un mensaje positivo en esas situaciones, cada vez estoy más convencido de eso. Cuando se la utiliza bien, la música puede ayudar a construir en la vida de los jóvenes. Hay chicos que están más pendientes de lo que le dice su banda de rock que de lo que le dicen sus padres o maestros. Tal vez sin quererlo las bandas de rock y los artistas estamos un poco en la mira, somos formadores de opinión”, observó.

Después de despedir el año con los últimos shows de “El mar de las almas”, Carajo planea un 2013 con novedades. En primer lugar relanzará su álbum debut totalmente remasterizado, con un arte de tapa renovado y algunos bonus tracks. Después, en el segundo semestre, tiene previsto editar un nuevo disco de estudio.