Rolo Sartorio, el líder del grupo de rock, dijo que nunca modificaron algo en su música para llenar estadios. Hoy presentan su último disco “historias” en Metropolitano.

De pie ante el éxito. La Beriso llega a Rosario en la cresta de la ola. Vienen de ser el grupo soporte de los Stones y apuntan a llenar Metropolitano.

Habla poco, muy poco el cantante de La Beriso. Sus palabras no motivan demasiado. Es inversamente proporcional a lo que genera la música de la banda, que llena estadios y hasta se dio el gusto de ser una de las elegidas, junto con Ciro y Los Persas, para preceder los shows de Los Rolling Stones en la Argentina. Rolo contesta sin demasiadas argumentaciones. Y larga bocanadas sin filtro, lo que algunos lo verán como algo auténtico y otros no tanto. Rolo Sartorio es el vocalista, guitarrista y compositor de la banda que completan Pablo Ferradas en guitarra, Emiliano Mansilla en guitarra, Ezequiel Bolli en bajo, Javier Pandolfi en batería, Conde Kunga en teclados y Pablo Puntoriero en saxo. Hoy, desde las 20, tocarán ante un colmado Metropolitano (Alto Rosario Shopping) para mostrar las canciones de su disco “Historias”. En diálogo con Escenario, Rolo hablará de los comienzos de la banda, de Callejeros, de las canciones de amor, de la conveniencia o no de meterse en política y del boom de la cumbia pop: “Los pibes cuando van creciendo escuchan cualquier cosa que sea pegadiza”. Un, dos, tres, va, con ustedes: La Beriso.

   —¿Qué cambió en La Beriso para pasar de ser una banda del under a una banda de estadios?

   —Yo creo que no cambió nada, lo que pasó es que la banda se hizo más conocida, el boca en boca fue acelerando demasiado y hoy nos encuentra con lugares grandes agotados, acabamos de hacer un show el sábado pasado para 15 mil personas, creo que fue eso, la banda se fue poniendo masiva.

   —¿Tuvo que ver el cambio de compañía por el hecho de pasar a una multinacional como Sony?

   —No, la compañía no tuvo nada que ver, porque lo único que hace es distribuir el disco. Mucha gente habla pensando que la compañía te cambia, pero por lo menos con nosotros no. No existen bandas argentinas de rock que empiecen a llevar gente por la compañía.

   —Me refiero a la difusión en radios, diarios, televisión y redes sociales a partir de que se trata de una firma reconocida…

   —No, te juro que de verdad no, las radios que nos pasan nos llamaron a nosotros, a nuestro manager, para que les pasáramos temas y discos, pero la compañía no tuvo que ver con nada.

   —En cuanto a lo estrictamente artístico, ¿la producción de Alvaro Villagra en “Historias” les dio un salto de calidad a la banda?

   —En realidad sí, es el primer disco que se pudo juntar plata para grabar bien, estuvo el Tano Marciello en las violas, y eso también influye, es bastante diferente. Es verdad que tuvo más aceptación este disco, pero en los shows la gente te canta desde el primer tema que grabamos hasta el último.

   —”Historias” es un disco con más letras de amor que otros de la banda, como “Culpable” (2009) por ejemplo, en donde aparecían letras tuyas más crudas y politizadas.

   —Mirá, muchos dicen que hacemos canciones de amor y no sé, porque “Madrugada” no es de amor, “Ella” tampoco, “No me olvides” tampoco, “Otra noche más” no es de amor, así que no sé si es tan así.