Domingo, 13 de marzo de 2016 01:00

La herencia del blues de Chicago toca en Rosario

El destacado guitarrista norteamericano tocará hoy en vorterix. Actuarán además Bonzo Morelli y La Mississippi.

Pura presencia. El músico de Chicago llega por primera vez a Rosario. “El blues está en mi ADN”, asegura.

Por José Cavazza / Escenario

Un festival rosarino de blues encabezado por unos de los más importantes guitarristas de Chicago es, apriori, como un manjar para la tribu blusera local. En efecto, Lurrie Bell, denominado “La Herencia del Blues”, tocará esta noche en el teatro Vorterix, a la cabeza de una troupe que integran La Mississippi y Bonzo Morelli y que a partir de las 20 empezarán a desgranar en el escenario de Salta y Cafferata los 12 compases y todas sus variaciones posibles de esa música originada en los campos de algodón de los Estados Unidos.

“Gracias a mi padre, siempre había música en mi casa”, dice a Escenario el músico que fue el ganador del Premio a Mejor Artista de Blues 2008 y nominado al premio Grammy por su trabajo en la serie “Living Chicago Blues”. Hijo del legendario armonicista Carey Bell, Lurrie se crió en un hogar de Chicago sumergido en el blues. Por su casa pasaban cotidianamente guitarristas de la talla de Eddie Taylor, Eddie Campbell, Jimmy Dawkins y el mismísimo Muddy Waters, el padre del “Chicago blues”. Con este marco, le fue imposible a Lurrie escapar de las garras del blues. Así, desde los 15 años formó parte de un grupo que fue presentado como la nueva generación del blues de Chicago: The Sons of The Blues de Chicago, junto al hijo de Willie Dixon, Freddy. A los 20, Lurrie se unió a la Reina del Blues: Koko Taylor, con quien giró por Europa y Africa.

—¿Qué recuerda de su infancia en Chicago y luego en Mississippi? ¿Había mucha música en su casa?

—Tengo muchos recuerdos de mi infancia en la casa de mi padre, Carey Bell; venían a ensayar casi todos los días los bluseros de Chicago, Eddie Taylor, Junior Wells, Muddy Waters. El blues está en mi ADN. En Alabama, después, estuve un tiempo con mis abuelos. Ahí todos los domingos íbamos a la iglesia y cantar y tocar gospel. Fue una linda época también, distinta, eso sí, y todavía tengo grandes recuerdos.

—¿Dónde encontró la profundidad del blues?

— Yo nací en el blues; mi padre fue el que nos metió esta música a mí y a mis hermanos, desde el primer momento. Por eso, digo que el blues está dentro de mi ser. Comencé desde muy pequeño a tocar la guitarra y a los 16 años ya tocaba profesionalmente. Luego fui convocado por Koko Taylor, la reina del blues, y nos fuimos de gira a Europa y Africa .

La nota completa