Sábado, 06 de octubre de 201201:00 |

Tiken Jah Fakoli: “Nuestra música expresa el mensaje del ghetto”

Se sabe, hoy por hoy el reggae es un sonido transnacional. Su beat se hizo popular en Occidente y Oriente, al norte y al sur de la línea de Ecuador. Por ejemplo, en Costa de Marfil, Alpha Blondy surgió en los años 80…

Tiken Jah Fakoly se presentará en Willi Dixon desde las 22.

 Por José Cavazza / La Capital

Se sabe, hoy por hoy el reggae es un sonido transnacional. Su beat se hizo popular en Occidente y Oriente, al norte y al sur de la línea de Ecuador. Por ejemplo, en Costa de Marfil, Alpha Blondy surgió en los años 80 y fue por muchos años el cantante de reggae más popular de Africa occidental. Hoy, se dice, que su sucesor es Tiken Jah Fakoli, quien ha tomado el reggae roots jamaiquino y le agregó instrumentaciones africanas y, sobre todo, unas letras centradas en un mensaje inequívocamente emancipatorio que lo convirtieron en un ídolo para la juventud africana.

Tiken Jah Fakoly, que hoy desde las 22 se presentará en Willi Dixon en el marco de su primera gira sudamericana, se consagró internacionalmente en 1999, cuando un nuevo episodio de inestabilidad en Costa de Marfil lo ubicó en el centro de la actualidad política de su país. En este caso, las disputas entre facciones rivales que se produjeron tras el golpe de estado de Robert Guéi constituyeron el trasfondo sobre el que el discurso de Fakoly contra la clase política en general y contra Guéi en particular fue ganando popularidad y, con ella, arreciaron las amenazas directas que terminaron con el incendio de su casa, la muerte de su amigo, el actor Camara ASH, y su exilio en Mali.

“El reggae fue creado en Jamaica para expresar el mensaje del ghetto, para divulgar el mensaje de la mayoría que sufre y que no tiene la posibilidad de expresarse. Para mí hoy hablar de Africa a través del reggae es importante ya que nuestro continente es víctima de muchas injusticias y desigualdades”, dice Fakoly en el inicio del diálogo con Escenario.

—¿Qué significa ser un cantante de reggae en Costa de Marfil?

—Es ser un artista que buscar hacer soñar a la gente, y también significa estar comprometido… Es hacer que la música rime con la política. Y nosotros hacemos reggae, entonces en nuestra música estamos hablando de situaciones que nos ubican a veces en un mismo terreno que el de los políticos pero a la vez no hacemos política. Es ser un artista que toma riesgos en una Costa de Marfil que sale de 10 años de guerra, por lo cual hay riesgos.

—¿Qué puntos de contacto ve entre Jamaica y Africa?

—Yo fui a Jamaica y me pareció que Jamaica es Africa. Es Africa que se desplazo allá, ya que cuando vas, te das cuenta con el comportamiento de la gente que es como estar en Africa. La gente llega tarde a las citas (se ríe), se visten de la misma forma que en Africa, se hablan en la calle como en Africa. El tiempo es lindo, siempre está el sol. Esto es el punto común entre Africa y Jamaica. De hecho la mayoría de los jamaiquinos llegaron desde Africa occidental, de Ghana, por ejemplo. La primera vez que fui allá pensé que estaba en el aeropuerto de Bamako o de Accra porque hay gente que vino a abordarme, a proponerme de llevarme al hotel, que me proponían cigarrillos rasta. Por eso, el punto común es directamente que parte de Africa se desplazó allá.

—¿Usted fue objeto de varios intentos de asesinato? ¿Sabe quiénes fueron los que intentaron matarlo?

—Yo no puedo decir quien fue exactamente pero sí puedo decir que hice bien en irme de Costa de Marfil en el 2002, ya que tenía un amigo actor de teatro que se negó en irse y fue arrestado una noche en su casa después de cenar y después encontraron su cuerpo sin vida en las calles de Abidjan. En esa época los dirigentes y el régimen de Gbagbo instauraron lo que se llamó los escuadrones de la muerte, y se dice que habían establecido una lista y aparentemente yo estaba en la lista. A mí me advirtieron a tiempo, entonces me fui, pero a mi amigo actor, que se llamaba Camara, lo encontraron muerto en las calles de Abidjan. El era un actor comprometido y yo también soy un artista comprometido. Me fui en el 2002 a Mali y ya son 10 años que vivo allí, pero pienso que hice bien en irme porque me parece que sólo vivo puedo seguir mi lucha.

—¿Sirven para algo las denuncias sobre la pobreza y corrupción en Africa hechas desde Occidente, ya sea a través de festivales de música o u otro tipo de movilizaciones?

—Pienso que es útil de denunciar desde Occidente. Primero en Africa, pero también desde el Occidente ya que tiene una responsabilidad de la situación actual de Africa, sino cómo se puede entender que Africa sea uno de los continentes más ricos y que la población africana sea una de las más pobres. Tenemos todo, agua, petróleo, diamantes, todas las materias primas que pueden permitir a los países occidentales seguir desarrollándose, y también es cierto que los países occidentales siguen explotando nuestras riquezas. Y por otro lado en nuestro continente en vez de fabricar para crear empleos prefieren sacar las materias primas y transformarlas después en Occidente. Entonces me parece bien también denunciar desde Occidente porque permite a las poblaciones occidentales saber que hay cosas que pasan. Puede que ayuda a que alguna vez se haga presión sobre los dirigentes occidentales para que suelten un poco a Africa y la ayuden a desarrollarse. Pero es importante primero denunciar la corrupción en Africa porque sólo desde Africa podremos cambiar las cosas.

De la denuncia a la construcción de escuelas

Fakoly remarcó que no sólo busca denunciar con sus textos la corrupción del poder en Africa sino que intenta contribuir con la educación de su país porque es la educación lo que despertará a Africa. “Tengo una asociación que se llama Un Recital, Una Escuela, y ya estamos con la quinta escuela… Construimos dos escuelas en el norte de Costa de Marfil, un colegio en el norte de Mali, una escuela primaria en Burkina Faso, restauramos una escuela en Abidjan en el sur de Costa de Marfil. Bueno, esta es también mi forma de luchar contra el analfabetismo y contra la pobreza”.

la nota