Viernes, 26 de abril de 201301:00

“Homosexual o heterosexual suena arcaico”

Un torbellino de vértigo y delirio ataca a la sociedad actual. El ser, colmado de informaciones y tecnologías, tiene como única manera de sobrevivencia la oscilación: el individuo está condenado a…

 

Juan Gil Navarro y Eleonora Wexler hablaron de la obra que protagonizan, escrita por el inglés Mike Barlett. Se presentan hoy y mañana en el teatro La Comedia junto al elenco que se completa con Jorge D’Elía y Diego Velázquez.

 

inShare

Por Luciana Boglioli / La Capital

Noticias relacionadas

“Con las cosas que se ven en la tele, «Cock» resulta una obra naif”

Un torbellino de vértigo y delirio ataca a la sociedad actual. El ser, colmado de informaciones y tecnologías, tiene como única manera de sobrevivencia la oscilación: el individuo está condenado a no superar su propia confusión. Ese es el punto de partida de “Cock”, una comedia atroz sobre las alternativas del amor que tiene a la mano un individuo ultramoderno y lo complicado de establecer relaciones e identidades. La obra escrita por el inglés Mike Barlett, dirigida por Daniel Veronese y protagonizada por Juan Gil Navarro, Eleonora Wexler, Jorge D’Elía y Diego Velázquez, llega a Rosario para despedirse de los escenarios luego de una exitosa temporada en Buenos Aires. Desde su estreno en el Royal Court Theatre de Londres en 2009, “Cock” ha sido una de las piezas más destacadas de los últimos años recibiendo el máximo premio del teatro inglés: el Oliver a la Mejor Obra del Año. Actualmente se encuentra en cartel en Broadway, previamente se ha montado con gran éxito en España, Bélgica y Malasia y en México fue recientemente protagonizada por Diego Luna. Antes de las funciones de hoy y mañana a las 21 en La Comedia (Mitre y cda. Ricardone), Juan Gil Navarro (quien hace el papel que en principio hacía Leonardo Sbaraglia) y Eleonora Wexler (ver recuadro), conversaron con Escenario acerca de cómo es protagonizar esta comedia ultramoderna.

—¿De qué trata la obra?

—Habla de los vínculos. Mi personaje, Juan, tiene una relación gay durante siete años, pero de repente conoce a una mujer en medio de una crisis y tiene que definirse entre esas dos partes. La obra plantea cuál es el conflicto que uno tiene cuando no entiende qué es lo que quiere y hasta dónde se es capaz de llegar. Porque en este proceso no se perjudica uno mismo, sino también a los otros. Y en el medio de todo esto, aparece en una escena un cuarto personaje, interpretado por Jorge D’Elía, que es el padre de mi novio, quien introduce una visión antigua y casi homofóbica.

 

—La obra plantea una situación impensada diez años atrás. En vez de tomar de punto de partida a un hombre casado con una mujer que se enamora de otro hombre, como quien sale del “closet”, pasa lo contrario, un hombre gay se enamora de una mujer.

—Por un lado puede resultar anacrónica. Pero es moderna, sobre todo porque el autor la escribió hace tres años, cuando tenía 23 años y no existían estas definiciones de hombre-mujer. El amor de las personas es independiente del sexo. Homosexual, bisexual, heterosexual, son definiciones que quedan arcaicas para lo que realmente pasa con dos personas que se quieren.

 

la nota completa