El siempreterno presenta “Hacia el mar de Carbon”

El siempreterno presenta “Hacia el mar de Carbon”

La banda de Sergio Rotman ,  Mimi Maura y Ariel Minimal  presenta en Rosario  “Hacia el mar de carbón”, un segundo disco compenetrado con el más allá y los que ya no están.

 

El Siempreterno, el quinteto formado por Sergio Rotman, en voz y guitarra eléctrica; Midnerley Acevedo, en voz; Fernando Ricciardi, en batería; Alvaro Ruso Sanchez, en bajo y Ariel Minimal, en guitarra eléctrica y acústica; presenta en dixon su nuevo disco: “Hacía el mar de carbón” (2012).

Rotman explica el concepto de este nuevo material: “Algunas canciones muestran un perfil netamente rockero clásico y otras tienen una urgencia similar a la del debut. Son catorce canciones, doce originales,un tema que aparece en dos versiones, y además nuestra versión de “Noviembre” del oscuro grupo español Décima Víctima”.

 

“La  banda no dio más de diez shows en vivo, pero agotó todas las entradas que puso a la venta. Tienen apenas dos discos. Están liderados por el matrimonio que componen un Fabulosos Cadillacs y una cantante puertorriqueña, que viven la mayor parte del tiempo en Centroamérica, y manejan sus asuntos laborales y musicales de manera independiente y autogestionada, por afuera de la industria, los sponsors y los grandes festivales. Es, podríamos decir, la última gran banda de culto del rock argentino. Nacieron casi de casualidad, pero hoy se terminan de constituir gracias a un segundo disco apabullante.”

En el comienzo, fue un proyecto paralelo. Sergio Rotman tenían algunas canciones nuevas y otras que le habían quedado de su época al frente de Cienfuegos (una aventura más que encaja en la categoría “de culto”), y decidió armar una banda junto a su mujer, Midnerely Acevedo, con quien comparte la música de Mimi Maura, para grabarlas. El enfoque era diferente: en lugar de tocar ritmos centroamericanos, iban a retomar el rock de dientes apretados y el post punk oscuro de Cienfuegos. Para eso sumaron a Ariel Minimal, el virtuoso guitarrista de Pez, a Fernando Ricciardi –otro Cadillac y ex Cienfuegos– en batería, y a Álvaro “Ruso” Sánchez en bajo. Se bautizaron “El Siempreterno”, y así se llamó también su disco debut, que salió en 2010, y que fue terminado casi sin querer. Cuenta la leyenda que, con las bases listas, Rotman fue a lo de Minimal para ver si quería grabar las guitarras de un tema, y Minimal grabó las del disco entero en una tarde. A partir de esa anécdota, entonces, la principal diferencia que existe entre Hacia el mar de carbón y su predecesor es evidente: este álbum fue concebido con un grupo ya consolidado. Al escucharlo se nota. Si en su debut sonaban como una banda de rock crudo que interpretaba sin fisuras las canciones pasionales de Rotman, esta vez el resultado es aún más contundente. Sobre todo porque, más allá del progreso natural que los músicos puedan haber hecho luego de acostumbrarse a tocar juntos, hay un tema que sobrevuela todo el disco, un hilo conductor temático, que le da mayor coherencia, y que le calza perfecto a la oscuridad de El Siempreterno: Hacia el mar de carbón habla sobre la muerte, de punta a punta. Abre con un breve arpegio acústico titulado “Nota suicida”, y cierra con un suave rasgueo, también acústico, en “El corazón de Jesús”. Son los únicos momentos despojados del disco. En el medio, once canciones furiosas.

Hacia el mar de carbón, con su temática mortuoria, es un disco urgente. Golpeados por el fallecimiento de algunos seres queridos, Rotman y Mimi se refugian en ellos mismos, fortaleciendo aún más el núcleo duro de la banda. Cantan juntos todas las canciones, en un sentido muy literal: dicen las mismas frases, al mismo tiempo, como si no quisieran separarse. Esa es una de las claves para empezar a entender el fenómeno de El Siempreterno y su fiel séquito de seguidores: la idea de comunión, y la posibilidad de cantar. Porque, a diferencia de las bandas más cercanas a su círculo, como Pez y Los Natas, y más allá de un sonido denso, lo que Rotman tiene para ofrecer no dejan de ser canciones. En ese sentido se los puede emparentar con Massacre, aunque el renovado optimismo de los liderados por Walas contraste con la amarga visión del mundo que plantea El Siempreterno“. (Sergio Martin INROCKUPTIBLES)